NUESTROS SANTOS PATRONOS

El Espíritu Santo

Fuente y vida de nuestra espiritualidad, el gran consolador quien acompaña nuestro caminar y nos guía hacia el padre, ese gran regalo dejado por Jesús a todos los hombres como signo de su presencia hasta su regreso.

Santa María Rosa Mística

La madre de Dios, María, siempre ha estado presente en la historia de la humanidad, su cercanía y entrega nos hace solidarios con el que sufre y necesita de nuestra ayuda y solidaridad.

Nuestra devoción a ella la manifestamos a través de su advocación de Rosa Mística, esa Rosa Misteriosa que nos invita a la oración, sacrificio (para reparar) y penitencia y nos abre un camino y una puerta para llegar al padre.

San José

Hombre abnegado y justo, lleno de virtudes y modelo de la vida consagrada, nuestro protector en todas las necesidades, cuyo ejemplo nos motiva a un seguimiento fiel y radical de Jesús, hombre obediente y sobre todo orante, que acepto los designios de Dios sin poner obstáculo alguno.